La importancia de la preboda en los reportajes

camara fotografica profesional
Cuando un fotógrafo, ya sea aficionado o profesional, quiere dedicarse a la realización de reportajes de boda debe contar con el equipo necesario, la sensibilidad para saber captar los mejores momentos y centrarse en lo más importante de todo el evento, los novios. La preboda se ha convertido la mejor forma de conocer a los intervinientes en la boda. Es una forma de saber qué puntos destacar de los novios, para conseguir un reportaje que cubra las expectativas puestas en el fotógrafo.
 



Que los novios no se acuerden de la cámara


La forma de realizar la preboda va a estar muy condicionada por los gustos del fotógrafo. Hay profesionales que son amantes de la búsqueda de los instantes románticos, a otros les gusta más destacar los ambientes y captar con la cámara a los novios en ambientes naturales, con fondos marinos, puestas de sol y otras situaciones muy apropiadas para mostrar el romanticismo que envuelve a este tipo de ceremonias.


Es conveniente realizar la preboda en fechas bastantes anteriores a la ceremonia, ya que esto permitirá conseguir que los novios estén relajados, ya que no tienen la presión del día del evento. Es el mejor momento para establecer una relación de confianza con los novios. Hacer que se sientan cómodos es tarea fundamental del fotógrafo, ya que esto hará que aparezcan ante la cámara de forma más natural y relajada.

También es el momento adecuado para realizar pruebas, estudiar encuadres complicados y conocer a los sujetos a fotografiar para sacar el máximo partido en las fotos. No se puede nada para la improvisación el día de la boda. Hay que practicar escenas de besos, miradas, buscar gestos de complicidad, buscar la sonrisa sin tener que forzarla, en definitiva hacer que se olviden de que la cámara les está vigilando para que sean ellos mismos.

Enseñar la evolución del trabajo


Es conveniente que los novios vayan viendo cómo evoluciona el trabajo. De esta forma se consigue que se vayan relajando y se les quite la preocupación por el resultado final, gracias a las fotos que les gusten. Por otro lado, es conveniente para saber qué es lo que no les gusta, e ir eliminando posibilidades que no generen satisfacción en los clientes. Hay que realizar el reportajes que ellos quieren, no el que el fotógrafo considere más adecuado.

Más información sobre salidas profesionales para fotógrafos.