Pentax K500, para aficionados avanzados

camara reflex pentax k500
Cuando un aficionado a la fotografía va evolucionando en el conocimiento de la técnica y los recursos artísticos casi siempre desea cambiar a una cámara que le ofrezca mayores prestaciones que la que venía utilizando hasta el momento. El paso de una compacta o bridge a una cámara réflex es deseado por muchos, pero en ocasiones el mayor inconveniente es la diferencia de precio de este tipo de cámaras. La Pentax K500 proporciona acceso a este nuevo mundo, sin tener un precio desorbitado.



Una cámara réflex modesta pero potente


No cabe duda que las prestaciones de una cámara réflex son bastante más elevadas que las de otro tipo de cámaras. La Pentax K500 es una cámara réflex con características algo más limitadas que otras, como su hermana de gama más alta la Pentax K50, pero con un precio bastante más asequible. Básicamente tiene características muy parecidas, sin bien la gran diferencia radica en la técnica de sellado empleada para aislar una y otra.
 

Este punto puede ser importante cuando se va a trabajar en condiciones extremas de temperatura, humedad o polvo, pero si el trabajo se va a realizar en situaciones normales, por un menor precio se puede optar a casi las mismas prestaciones y funcionalidades. La Pentax K500 cuenta con un sensor CMOS de 16,3 megapíxeles y lleva incorporada el procesador de imagen PRIME M, el mismo que su hermana mayor, por lo que en este aspecto los resultados obtenidos son bastante similares.

Su sensibilidad ISO puede llegar hasta 51200, si bien a estos valores el nivel de ruido es bastante considerable, por lo que no es muy conveniente forzar a esos niveles. Tiene también las funciones de ráfaga, que permite obtener hasta 6 fotogramas por segundo y la grabación de video se realiza en Full HD y es posible escoger entre 24, 25 o 30 frames por segundo. Además otros aspectos como el estabilizador óptico y el sistema de autoenfoque de 11 puntos, también son iguales.

Cámara réflex con formato RAW


Al igual que otras cámaras réflex, la Pentax K500 permite la utilización del formato RAW, lo que permite almacenar imágenes sin compresión para poder editarla posteriormente con total libertad o pasarla a papel de gran formato, con una buena calidad de imagen. Cuenta también con un gran número de escenas, diferentes filtros para aplicar a las fotos y un modo manual en el que el fotógrafo tiene todo el control.

Más información sobre cámaras para aficionados avanzados.