Técnicas para la fotografía de flores

camaras digitales fotografia flores
Uno de los objetos de la naturaleza más fotografiados son las flores. Estas son de gran belleza y colorido, por lo que es un ingrediente fundamental para que una foto salga bonita. Pero a veces el resultado no es el esperado, no se consigue plasmar esa belleza en la foto, quedando una imagen poco llamativa que no se corresponde con la realidad. La técnica para la fotografía de flores incluye una serie de parámetros que te ayudaran a conseguir una foto realmente espectacular.




Aspectos a tener en cuenta en este tipo de fotografías


Una regla fácil de poner en práctica es la relativa a la hora del día en que es conveniente realizar la foto. Cuando el sol se encuentra en la parte más alta, justo a las horas centrales del día, la luz que proyecta sobre los objetos es muy dura, dando una excesiva luminosidad a los objetos y a la vez provocando unos contrastes muy acusados en las sombras. Evita estos momentos para realizar la fotografía.


La mejor hora del día es por la mañana temprano. En este momento las sombras son bastante más suaves. Además en este momento las  flores están húmedas gracias al rocío que ha caído, provocando un efecto de gran belleza en las fotos. Si se dispone de un objetivo macro es la mejor opción para este tipo de fotografías, unido a la utilización de un ISO bajo que eliminará la posibilidad de cualquier ruido en la imagen.

La profundidad de campo es otro punto a tener en cuenta, no se necesita que esté totalmente enfocada la flor completa, por lo que es muy conveniente configurar la cámara digital de forma manual. Enfocando solo una parte dotará de mayor espectacularidad a esa parte de la imagen. Para ello tendrás que utilizar una combinación de apertura y tiempo de exposición adecuados. También realza mucho la imagen el hecho de que el fondo quede borroso, esto restará importancia a esa parte de la foto, haciendo que la flor sea el centro de atención.

Autodisparador y trípode, una ayuda importante


Cuando se va a tomar una fotografía con un ISO bajo es bastante habitual que haya que compensar con un tiempo de exposición más prolongado. Esta circunstancia puede provocar que cualquier movimiento que se haga con la cámara, por muy pequeño que sea, se perciba luego en la foto, perdiendo nitidez. Es por eso que es muy conveniente ayudarse de un trípode, para evitar el movimiento, y también utilizar el autodisparador de la máquina fotográfica.

Más sobre trucos y técnicas fotográficas.