Octava Parte de cómo convertirse en fotógrafo profesional

camara digital fotografo profesional
La apertura en fotografía es un término que hace referencia al espacio que se va a dejar para que la luz entre cuando se está tomando la foto. El diafragma es el mecanismo que se encarga de dejar pasar la luz o de impedirlo. Con la apertura se regula con el diafragma. Los valores de apertura tienen la nomenclatura  f:2,8, donde el número va a indicar una mayor o menor apertura. Hay que tener en cuenta que cuanto más pequeño es el valor numérico mayor apertura del diafragma se está dando.
 



Diafragma, obturador y valores ISO


El funcionamiento del diafragma es muy similar al del ojo humano. Sin que nosotros nos demos cuenta, la pupila adapta su tamaño en función de la luz ambiente existente. A menor luz, mas dilatadas estarán. Igual ocurre en fotografía, a menor luz ambiente mayor apertura habrá que dar al diafragma. Aunque como no es el único elemento interviniente, habrá que determinar la configuración del resto de componentes para obtener la combinación adecuada.


El otro componente fundamental para determinar la cantidad de luz que llegará al sensor en el momento de tomar la foto es el obturador. Este sistema está formado por una serie de cortinillas que se abren y cierra a una gran velocidad. El tiempo que permanece abierto se puede controlar y normalmente se denominan con la nomenclatura 1/1000 u otros valores, siendo el último número el indicador de la velocidad de obturación. A mayor número menos tiempos permanece abierta la entrada de luz.

El último punto relativo a las combinaciones necesarias para el ajuste de entrada de luz en la cámara es el ISO. Este parámetro hace referencia a la sensibilidad a la luz de la cámara. En las antiguas cámaras analógicas esta característica la tenía la película. En las actuales cámaras digitales es un valor que se puede ajustar en la cámara, de modo que poniendo un valor más alto, la cámara necesitará una menor cantidad de luz o un tiempo de exposición para tomar la foto.

Fotografía manual o automática


Para conseguir una buena fotografía es necesario hacer una buena combinación de los tres valores mencionados. Hay que tener en cuenta que además con estos controles se varían otros elementos como la profundidad de campo, por lo que a priori puede parecer un poco complicado, pero todo es cuestión de práctica. Si de momento no te encuentras preparado para jugar con estos valores, puedes utilizar las opciones automáticas que todas las cámaras digitales incorporan hasta que tengas un control sobre ellos.

Más artículos sobre cómo convertirse en fotógrafo profesional.