Segunda Parte de cómo convertirse en fotógrafo profesional

camara digital fotografo profesional
El primer paso que hay que dar para avanzar en este camino de convertirse en un fotógrafo profesional es conocer en profundidad la cámara de fotos con la que se va a trabajar. Adquirir este conocimiento es fundamental, no solo en estos pasos iniciales, sino durante toda la carrera profesional del fotógrafo, ya que todas las cámaras, sean más caras o más baratas, tienen los mismos componentes básicos. Podrán tener más o menos funcionalidades y más o menos calidad pero las partes de la máquina fotográfica son siempre las mismas.
 


El sensor y los formatos de archivo de fotos


Sin duda alguna el elemento fundamental de las actuales cámaras digitales es el sensor. Aquí es donde se recoge la imagen, por lo que sus características y su calidad afectarán decisivamente al resultado final de la foto. Habitualmente en las cámaras compactas el sensor que incorporan es bastante más reducido. Hay que tener en cuenta que la misión del trabajo es recoger la imagen que se está fotografiando en diferentes puntos.


Estos puntos sensibles a la luz se denominan pixeles. A mayor número de pixeles mayor detalle se obtendrá en la fotografía final. Pero también hay que tener en cuenta el tamaño del pixel. Es una estrategia comercial en las actuales cámaras digitales poner énfasis en el número de mega pixeles que la cámara incorpora. Hay que tener en cuenta que si el tamaño del pixel es muy reducido la calidad final de la fotografía se verá afectada. Por ello no tiene que ser cierto eso de que a mayor número de mega pixeles, mejor es la cámara.

Otro elemento a tener en cuenta es el tipo de fichero en que se va a almacenar la fotografía tomada. Los formatos más habituales son JPEG y RAW. El formato RAW es el que guarda la imagen sin comprimir, es el que más posibilidades ofrece para una edición posterior, ya que la foto tomada no ha perdido calidad ninguna. El formato JPEG está disponible en diferentes ratios de compresión.

La pérdida de calidad en la foto


Cuanto más comprimida está una imagen en el fichero, menor tamaño tendrá este, por lo que será mucho mejor para poder compartir la imagen a través de las redes sociales o enviarla a través de Internet. Pero esta compresión implica una pérdida de calidad, que será mayor cuanto más comprimido sea el archivo. Por lo que si es posible utilizar el formato RAW será la mejor opción.

Más información sobre cómo convertirse en fotógrafo profesional.