Cómo iluminar al modelo en un retrato

camara de fotos retrato.
El retrato con luz natural en el exterior se recomienda siempre hacerlo por la mañana o a primeras horas de la tarde. La luz a estas horas incide sobre el modelo de forma oblicua, consiguiendo así que sea mucho más suave y obteniendo mejores resultados. También se recomienda siempre no utilizar luz directa, a menos que se quiera obtener un efecto en el que se vean muchos detalles, el alto contraste que crea la luz directa entre las zonas iluminadas y las zonas sombreadas no es la mejor opción para el retrato.




Análisis de luz existente a través de la cámara de fotos


Otro tipo de luz que se utiliza con frecuencia en determinados retratos para conseguir diferentes efectos es la luz cenital. Con esta iluminación la cara del sujeto queda totalmente iluminada, resaltando en la foto sobre la zona de los ojos que queda más en la sombra. Si se utiliza un efecto de contraluz el rostro queda envuelto en sombras no muy contrastadas, y aparece una especie de halo de luz detrás del sujeto.


La luz frontal es la indicada en un menor número de ocasiones. La imagen pierde relieve y normalmente el modelo aparece forzado, con el ceño fruncido y los ojos semicerrados, ya que habitualmente esta luz molesta a los ojos, sobre todo si es muy intensa. En cambio la luz lateral, además de hacer que el modelo se siente cómodo, realza determinados detalles, como nariz y cejas.
Las sombras son más suaves y son utilizadas para favorecer la imagen y el volumen en la foto.

La luz natural también es posible manipularla para conseguir el efecto que deseemos en la fotografía. Como siempre mirar a través de la cámara de fotos es fundamental para reconocer el efecto que produce la luz existente. Las actuaciones a realizar varían en función de que sea un día soleado con luz directa, las sombras serán muy profundas. Todo lo contrario ocurre si es un día nublado, las sombras son mucho más suaves. Hay que identificar también de dónde viene la luz.

Trucos para conseguir reflejar la luz


Analizados todos los puntos anteriores es posible utilizar técnicas para reflejar la luz, por ejemplo colocando paneles reflectantes hechos con cartulina o con una sábana de color blanco. El mismo efecto de reflejo de la luz se consigue si el modelo sostiene un objeto, como un libro, que refleje luz en su cara, consiguiendo así reducir las sombras. Otro elemento muy útil en estas situaciones es el flash de relleno, que añade luz adicional y suaviza las zonas sombreadas.

Más información sobre trucos y técnicas fotográficas.