La composición fotográfica en el retrato

camara fotografica retrato
Hacer un buen retrato no es fruto de la improvisación, conseguir una composición armónica es fruto del estudio y de la aplicación de diversas técnicas. Aunque en los diferentes artículos que podrás encontrar en este blog constantemente se dice, en este caso es aún más importante, hay que mirar a través de la cámara de fotos. Estudiar lo que objetivo de la cámara captará, la mirada fotográfica ha de estar siempre presente, aunque en ese momento no se tenga la cámara ante los ojos.




Reglas para conseguir un buen retrato


La primera de las reglas que hay que aplicar a cualquier tipo de retrato es la de la eliminación de todo elemento superfluo que pueda aparecer en la foto. No hay que distraer la atención de quien va a mirar después la imagen. En la foto solo debe aparecer aquello que intencionadamente el fotógrafo ha decidido que aparezca, que habitualmente suele ser exclusivamente el personaje a fotografiar. Si se desea incluir cualquier objeto este ha de destacar tan poco en la foto que ha de pasar desapercibido, o servir de guía a la mirada para llegar al personaje.


La posición central no es la más adecuada para colocar al sujeto. Hacer que el rostro aparezca un poco descentrado y compensarlo con otra parte del cuerpo, como las manos o los brazos, puede ser una técnica que proporcione excelente resultados. El fotógrafo ha de tener además siempre presente que cualquier retrato es fruto de la colaboración entre el personaje y el fotógrafo, hay que generar un clima de confianza, para que el modelo esté relajado. Evita siempre criticar su pose y dedícate a dar consejos en tono positivo para mejorar la foto.

El conocimiento de la luz y sus consecuencias en la foto es también fundamental para este tipo de fotografía. Hay que tener en cuenta la luminosidad, lo que afectará a la cantidad de luz reflejada por el modelo. Esta luz será diferente en las distintas zonas del cuerpo y de la cara. La apariencia de lo que aparezca en la foto también estará condicionada a la calidad de la luz, su dureza o suavidad.

Utilización de luz artificial


Por último, hay que tener presente también la dirección de la luz y el ángulo con el que se proyectará sobre el personaje que vamos a fotografiar, desplazando la fuente de luz hasta conseguir el efecto deseado. Si la fotografía se va a realizar utilizando luz artificial, la opción más recomendable es que exista una luz principal, que puede ser un flash o un foco, y otras luces secundarias que sirvan para rellenar las zonas más sombreadas.

Más información sobre trucos y técnicas fotográficas.